Demo

logo

Amamantamiento (Dr. Dario Didia)

INTRODUCCION

El amamantamiento es un acto simple, instintivo y necesario que brinda inmejorables beneficios tanto para el recién nacido como para la madre.

El hecho que los cambios sociales hayan modificado las conductas maternas en cuanto a la mayor inserción laboral, la necesidad de incorporarse rápidamente luego del parto a su puesto de trabajo, ocuparse de las tareas domésticas, no descuidar a los otros integrantes de la familia o estar simplemente preocupada por los cambios corporales, los inestetisismos o la fantasía de que luego de amamantar, los pechos pierden firmeza , no debe alejar a la madre de este hecho tan sublime, tan lleno de amor, tan crítico ya que es el primer acercamiento íntimo y estrecho entre la madre y su recién nacido.

Por otro lado como habíamos mencionado al principio, el amamantamiento ofrece ventajas tanto para el recién nacido como para la madre, mencionaremos algunas:

·        El acercamiento físico a la madre le brinda al bebé la sensación de proximidad, seguridad, confianza y percibe el amor que este acto significa.

·        Lo alimenta en forma completa recibiendo a través de la leche materna todos los nutrientes que necesita para esta primera etapa de la vida extrauterina.

 

·        La leche o calostro es rica en agentes inmunológicos lo que hace que los anticuerpos producidos por la madre pasan al bebé protegiendo al mismo de posibles infecciones al que está expuesto en el medio ambiente en que vivimos. Esta protección  contra algunos agentes infecciosos se extiende hasta un año luego de haber finalizado el amamantamiento.

·        La leche materna provee de factores de crecimiento y contiene la cantidad justa de grasas, proteínas, minerales y vitaminas que el bebé necesita

·        Disminuye el riesgo de contraer diarreas.

·        Ahorra tiempo y dinero, se encuentra disponible en todo momento y a la temperatura adecuada.

Entre los beneficios para la madre podemos mencionar:

·        Estrecha el vínculo y la comunicación pudiendo reconocer las necesidades del hijo sólo con la mirada.

·        La producción de leche quema calorías favoreciendo la pérdida del exceso de peso recuperando con mayor rapidez su peso habitual.

·        Acelera el proceso de regresión de las modificaciones provocadas por el embarazo.

·        Ayuda a la involución uterina ya que el estímulo de la succión provoca la liberación de una sustancia llamada oxitocina que estimula la retracción uterina.

·        Es un factor de protección contra el desarrollo de cáncer en la mama sana.

·        Al amamantar regularmente, no se produce la tan molesta turgencia mamaria que muchas veces desalienta para continuar con este acto tan importante.

·        Con adecuada preparación, con buena técnica de amantamiento, con un correcto control médico, no se producen deterioros en las mamas.

No sólo se debe tener las necesidades alimenticias para el recién nacido al amamantar sino que este recibe a través de este acto numerosos estímulos: calor, olfativo, visual, auditivo, de movimiento y oral ya que a partir de este último está conociendo el mundo que lo rodea.

Por otro lado, la madre siente además una sensación de relajación y placer ya que por un lado se produce el vaciamiento de los pechos y por otra vivencia un momento de plenitud y orgullo por colaborar en estos primeros momentos de crecimiento de su hijo y la sensación de autoestima por estar cumpliendo un papel protagónico.

         Por último y resumiendo:

El beneficio más importante en esta etapa de la vida es el lazo de amor que se genera entre madre e hijo que sin duda va a favorecer el desarrollo intelectual, emocional y afectivo del nuevo ser.

         Es importante aclarar que no todas las madres experimenta las mismas sensaciones y que las mismas pueden estar presentes sólo en algunos momentos del período de amamantamiento por lo que no deben sentirse ni culpables ni diferentes a otras madres que sienten distinto.

Saber además que amamantar también es un buen comienzo para la relación madre-hijo independientemente de las sensaciones experimentadas.

PREPARACION DE LAS MAMAS

         Es necesario saber que la preparación de las mamas mejora las condiciones de las mismas para el momento de la lactancia.

         La preparación de la mama de la prelactancia debe iniciarse desde el comienzo del embarazo siendo el fundamento no solo que la madre tome contacto con sus mamas sino que a través de ellos aprenda a reconocer y aceptar las modificaciones de su cuerpo.

         El objetivo es mejorar las condiciones de la mama para lograr un amantamiento adecuado y proveer cantidad suficiente de leche sin deterioros de sus mamas.

La técnica está basada en cuatro pasos :

1.   Masajes circulares sobre el volumen mamario.

2.      Estiramiento en cruz de la areola (permite proyectar el pezón hacia fuera).

3.         Movimientos circulares incompletos con la toma de areola y pezón (sin presionar ni estirar).

4.     Ejercicios respiratorios para mejorar y mantener la capacidad respiratoria.

Utilizar cremas hidratantes, elastizantes que mejoren la resistencia: ejemplo lanolina hidratada.

COMPLICACIONES DURANTE LA LACTANCIA

A.   Grietas del pezón:

Son pequeños cortes que aparecen en el pezón

y que generan mucha molestia y dolor, lo que lleva generalmente a la actitud errónea de suspender la lactancia.

         Hablaremos en primer término de cómo prevenirlos, para ello es importante el cuidado del pezón en toda la lactancia.

         Hay algunas medidas que deben tenerse en cuenta:

·        No debe lavarse el pezón y la areola con jabón o pasarse alcohol, ya que el complejo areola-pezón posee una grasa en su superficie que al quitarla debilita la piel favoreciendo luego la aparición de las grietas.

·        No debe realizarse ningún tipo de cepillado del pezón con instrumentos agresivos como esponjas vegetales o pequeños cepillos con la idea de que la piel se va a engrosar y el pezón será más resistente. Por el contrario la piel se tornará más sensible y débil.

·        Mantener aireado el complejo areola-pezón para que el mismo se torne más resistente.

La técnica de amamantamiento también juega un rol importante en la prevención ya que si el bebé se prende al pecho con uno de sus labios invertidos (para adentro) tiende a succionar con más fuerza, lo mismo ocurre si no se siente seguro al ser sujetado, es decir tiene que estar bien apoyado sobre el vientre materno con su pancita apoyada sobre la de la madre.

         Por último recordar que para una buena alimentación por amamantamiento no son necesarios más de quince minutos por pecho. El prolongar en demasía estos tiempos hace que la piel del pezón se vaya debilitando por encontrarse por períodos prolongados humedecido por la boca del bebé.

         En el caso de aparición de grietas no debe suspenderse la lactancia y si comenzar inmediatamente el tratamiento que en la gran mayoría se resuelve en aproximadamente siete días.

         Luego de cada mamada debe higienizarse el pezón ( sin jabones ni sustancias que contengan alcohol), se puede realizar simplemente con agua y colocar crema de caléndula o sólo unas gotas de la propia leche materna ( ya que ella posee las vitaminas necesarias para la curación de las grietas y un factor de crecimiento epidérmico).

         Si aparecieran en la boca del bebe o en el pezón unas manchas pequeñas blancas, consultar inmediatamente al médico para corroborar si se trata de muguet y en ese caso comenzar el tratamiento con antimicóticos.

B.    Mastitis:

Es un proceso infeccioso que produce síntomas y signos locales y generales.

         Entre los primeros habitualmente se observa dolor que suele ser muy importante, rubor generalmente sobre un sector de la mama y calor, al tocar la mama se nota un importante cambio de temperatura entre la zona afectada y la sana.

         Entre los generales vamos a mencionar: fiebre elevada de más de 38ºC, malestar general, decaimiento y escalofríos.

         La aparición de mastitis se ve favorecida por: retención prolongada de la leche que puede ocurrir por excesiva producción o por taponamiento de los conductos galactóforos.

         Para evitarlo debe procederse al vaciado de la leche restante de los pechos una vez finalizada la tetada, que se puede realizar colocando paños tibios sobre las mamas, manualmente con masajes firmes y lentos siendo más insistentes en la zona con mayor retención de leche, expresión radiada de la mama desde la periferia de la misma y hacia el pezón, con extractores o sacaleche.

         El tratamiento de la mastitis debe realizarse de inmediato ya que cuanto antes se inicia, más rápido y exitoso es el resultado. Para ello es importante la consulta con el médico que es el que indicará las medidas higienicodietéticas, el uso de antibiótico, antimicóticos o el drenaje quirúrgico según cada caso en particular.

                                                Seleccionada y/o escrita por la Dirección Médica

4000-5000 casos anuales

desde 1950

Contáctenos

 

Powered by ChronoForms - ChronoEngine.com