Demo

logo

Fatiga y sintomas comunes de los primeros 3-4 meses y siguientes

Pueden dormir muchos más horas que lo habitual y notar que le falta energía. Esto es bastante normal y mejora o desaparece durante el segundo trimestre de embarazo.

Las náuseas y vómitos matinales

Ocurren en aproximadamente el 50 por ciento de mujeres embarazadas durante el primer trimestre. Las náuseas pueden ocurrir en cualquier momento del día o pueden durar todo el día. La causa todavía es desconocida, pero los cambios hormonales juegan un papel importante.

Mejoran a menudo de repente, después del tercer mes. La mayoría de los médicos prefieren evitar la medicación para el tratamiento de las náuseas y vómitos del primer trimestre del embarazo, pero si son severos o prolongados que interfieran con una buena y normal nutrición requieren intervención médica.

La acidez es causada por reflujo de líquido del estómago hacia el esófago.

Se experimenta como una sensación ardiente en el centro del pecho o en el abdomen superior, o un sabor ácido en la garganta. Esto frecuentemente ocurre en el embarazo más avanzado, cuando hay un nivel más alto de progesterona, hormona que causa relajación del tejido muscular. Así el músculo que cierra el esófago del estómago se relaja y permite que los líquidos del estómago pasen al esófago.  

Deben evitarse comidas que puedan causar acidez. Si la acidez de la noche es un problema, eleve la cabeza de la cama ligeramente o use una almohada extra. Los antiácidos recetados por su médico ayudarán a resolver el problema.

El estreñimiento es un síntoma común durante el embarazo ya que la progesterona actúa en el músculo liso del intestino y lo relaja disminuyendo su accionar. El mejor remedio para esta constipación es una dieta con Frutas frescas y verduras, abundantes líquidos y cereales además de comidas ricas en fibras. El ejercicio es muy eficaz. Si el problema persiste aún con una dieta apropiada, se debe consultar con su médico que puede prescribir un laxante suave.

Los dolores de espalda pueden ser causados por la tensión en los músculos que llevan el peso recientemente adquirido del tejido mamario aumentado y el peso del útero.

Un sostén apropiado y adoptando una postura adecuada, mejorarán este síntoma

Debe usarse tacos ligeramente elevados, sin plataforma anchos y cómodos, para así cambiar ligeramente el centro de gravedad del cuerpo embarazado. Un colchón duro o una tabla debajo del mismo pueden ser necesarias si el dolor es severo.

El flujo vaginal, claro y mucoso, es normal en el embarazo

Hay dos causas comunes de flujo anormal que puede producir incomodidad o irritación: La infección del hongo Candida produce un flujo blanco a veces cremoso o en grumos; la infección con Trichomonas, un protozoario parasitario, produce un flujo espumoso, amarillento, a menudo con un olor desagradable. En ambas condiciones debe informarse a su médico .Pueden remediarse fácilmente con óvulos vaginales.

El sangrado vaginal en forma de mancha es común en el curso de las dos primeras faltas mensuales. No debe ser causa de alarma pero debe informarse rápidamente al médico.

El sangrado vaginal rojo rutilante es un síntoma serio, en los primeros meses pueden indicar una amenaza de aborto o un embarazo ectópico. Más tardíamente puede ser señal de desprendimiento placentario, placenta previa etc. en este caso debe ser internada.

Los dolores de los ligamentos redondos son bastante comunes en el embarazo y, aunque son incomodos, no es causa para alarmarse. Como en el transcurso del embarazo el útero se agranda, estos ligamentos se estiran y pueden ocasionar dolores como pinchazos a ambos lados del abdomen y hacia el área de la ingle. Masajeando el área, o un cambio simple de posición (particularmente adopte "la posición fetal”) con las rodillas flexionadas hacia el pecho puede ser eficaz para aliviar el espasmo.

Los calambres en las piernas son a menudo molestos durante el embarazo, especialmente por la noche. Estire la pierna enérgicamente. Póngase de pie con todo el peso de su cuerpo sobre la pierna afectada. Si los calambres son frecuentes, puede prescribirse comprimidos de calcio o magnesio. A veces en el embarazo avanzado, el útero prensa los nervios que se dirigen de la pelvis hacia las piernas, causando importante dolor. Flexionando su rodilla hacia su pecho puede aliviarlos.

Las varices aparecen a menudo por primera vez para en el embarazo, normalmente en las piernas pero a veces también alrededor de la vulva. Pueden prevenirse evitando calcetines o medias con ligas estrechas. Una mujer que ya tiene venas varicosas cuando se embaraza debe empezar a llevar medias elásticas durante todo el embarazo. Debe moderar su aumento de peso. Evitar estar sentada o parada por períodos prolongados de tiempo. Si una vena varicosa se pone calinte, roja, e hinchada, debe consultarse inmediatamente.

Las hemorroides son un problema bastante común durante el embarazo y posparto

Son venas varicosas del recto o ano, causando molestias y a veces sangrando.

De vez en cuando pueden ser muy dolorosas. Las hemorroides puede ser agravada por el estreñimiento .Previniendo el estreñimiento es por consiguiente la medida preventiva más importante.

Dolor del nervio ciático, que va de las nalgas hacia abajo a las piernas, ocurre cuando el útero comprime al nervio ciático. Los cambios de posiciones, la aplicación de calor, o adoptando la "posición fetal" pueden calmarlo temporariamente.

El edema es una hinchazón de los tejidos causado por retención de líquido

Todas las mujeres embarazadas normalmente tienen algún edema. Normalmente los pies y las piernas se hinchan más, por efecto de la gravedad y el peso del útero que contribuyen a que la circulación de retorno venoso de las zonas más bajas se realice más lentamente. Obviamente, estando de pie o sentada por mucho tiempo, esa circulación empeora. Elevando las piernas ayudará a disminuir el edema.

Si el edema aparece en la cara y manos, junto con dolores de cabeza, visión borrosa, y/o dolor abdominal, debe ver a un médico inmediatamente.

La sensación de presión en la vagina es un problema común hacia el final del embarazo. Ocurre porque la posición del feto presiona los nervios en esta zona. Es incómodo, pero no es causa para alarmarse.

El entumecimiento de los brazos y manos, ocurre en los meses finales del embarazo.

Los nervios que inervan las extremidades superiores son comprimidos por los pechos agrandando. Encogiéndose de hombros o rotando los brazos puede ayudar a mejorar esa sensación

 

4000-5000 casos anuales

desde 1950

Contáctenos

 

Powered by ChronoForms - ChronoEngine.com