Demo

logo

Planeando su embarazo

Las investigaciones han demostrado que mujeres que se embarazan en la adolescencia o después de los 35 años de edad tienen un riesgo aumentado de complicaciones del embarazo.

Una madre muy joven tiene mayor riesgo que la población media de presentar aumento de la presión inducida por el embarazo y un recién nacido de bajo peso. Después de edad 35, hay un riesgo mayor de tener un niño con una anomalía congénita particularmente después de las 40, como el síndrome de Down.

Aclaramos que en este grupo de edad, sin embargo, el riesgo es pequeño y la inmensa mayoría de los bebés son saludables.

El embarazo y la paternidad son una experiencia exigente, física y emocionalmente, que exige tiempo, esfuerzo, y dinero para criar y educar a un niño. Una pareja por consiguiente debe estar preparada antes de planificara un embarazo y que el niño por nacer sea producto del deseo de ambos y no para satisfacer ciertas demandas como por ejemplo tratar de salvar un matrimonio, o satisfacer a los abuelos con un nieto.

Idealmente, una mujer debe prepararse antes de la concepción para el trabajo exigente del embarazo y el parto.

Si su peso es mayor que el peso ideal, debe hacer un esfuerzo para perder peso, y si su peso está por debajo del óptimo, si su musculatura está floja etc. debe recuperar su peso y efectuar ejercicios para entonar sus músculos.

Debe dejar de fumar y beber alcohol, consultar con su médico sobre la seguridad de cualquier droga y más aún de aquellas que habitualmente toma en forma crónica (antiepilépticos, tranquilizantes aspirinas, vitaminas, etc.)

Aproximadamente el 20 por ciento de defectos del nacimiento son causados por factores medioambientales como drogas, virus, exceso de vitaminas y carencias de las mismas, y otro 60 por ciento de la combinación de un factor medioambiental con una predisposición genética.

Una mujer que está planeando un embarazo, o quién ya está embarazada, debe ser consciente de estos riesgos y debe tomar todas las medidas posibles para protegerse.

El embarazo necesariamente es un tiempo de espera, pero no necesita y no debe ser un tiempo de espera pasiva. Es un tiempo para aprender tanto como sea posible sobre lo que está pasando en el cuerpo, lo que pasará en el parto, y como prepararse para recibir al recién nacido.

4000-5000 casos anuales

desde 1950

Contáctenos

 

Powered by ChronoForms - ChronoEngine.com